CURSOS, TALLERES Y RETIROS

De vez en cuando, haz un alto en el camino. Para.

Siente tu cuerpo, siente como respiras,siente como la vida fluye a través de ti,

date cuenta de que eres una forma particular que la vida ha elegido

para expresarse, eres una gota de agua dentro del río de la vida, no estás aislado, no estás separado.

Deja a un lado el pensamiento, deja de vivir en ese espacio tan reducido,

deja las obligaciones, los éxitos, los fracasos,los debería,el pasado, el futuro,

déjalo todo y simplemente respira y siente el palpitar de la vida en ti y en todo lo que te rodea.

No dejes que la vida pase sin que tu estés ahí para sentirla.

La vida no observada no la pena vivirla, porque no es vida.