Blog Detail

Sea lo que sea que pase por tu mente no te enfoques en ello ni trates de eliminarlo. Yongey Mingyur Riponche

Qué nos hace felices

José Escánez Carrillo 30/12/2018 0 comments 0

El Estudio de Desarrollo de Adultos es un estudio realizado por la Universidad de Harvard cuyo objetivo fue conocer qué hace a las personas felices y saludables. En él se han analizado dos grupos de personas: uno compuesto por estudiantes de carrera de Harvard y otro por chicos de familias humildes. El estudio comenzó en 1.938 y se ha prolongado 75 años, durante los que han sido estudiadas dos generaciones de personas compuestas por los hombres elegidos, sus esposas y sus hijos. La metodología usada ha consistido en enviarles a los participantes, cada dos años, cuestionarios sobre su vida, cada cinco años analizar su estado de salud, y cada diez años realizar entrevistas en sus casas.

Una vez recolectada toda la información, el cuarto director del estudio Robert Waldinger y su equipo concluyeron que la felicidad y la salud “no tienen que ver con riqueza, fama ni con trabajar mucho. El mensaje más claro de todos estos años de estudio es: solo las buenas relaciones nos hacen más felices y más saludables. Punto”. En ese sentido, son tres las conclusiones a las que han llegado: la primera, que “las conexiones sociales nos hacen bien y la soledad mata”; la segunda, que no importa la cantidad de relaciones, sino “la calidad de las relaciones más cercanas”; y la tercera, que “las buenas relaciones no solo protegen el cuerpo, protegen también el cerebro”.

Waldinger concluyó durante la charla donde dio a conocer el estudio, que: “El que las buenas relaciones son buenas para la salud y el bienestar es una sabiduría vieja como el tiempo. ¿Por qué es tan difícil de entender y tan fácil de ignorar? Las relaciones son complicadas, y cuidar a la familia y a los amigos no es atractivo ni glamuroso. Dura toda la vida”.

La felicidad se ha convertido en un producto más de la sociedad de consumo, que se pretende adquirir y disfrutar de forma inmediata. Se presenta como un antídoto contra el malestar, el sufrimiento y demás aflicciones de la mente y el corazón. Se vende en películas, libros, anuncios, conferencias y talleres. Aunque por mucho que se pretenda, la felicidad y la salubridad no se adquieren con solo desearlas, ni a través de pomposos textos ni con varitas mágicas inexistentes, tampoco con esporádicos encuentros con otros, sino que, tal y como refleja este estudio, requieren de esfuerzo, trabajo y dedicación personal de forma continuada. Punto.

https://www.diariodealmeria.es/opinion/articulos/hace-felices_0_1314168720.html